“Hasta siempre, Martinet…!!!”

Nuestro último año en el cole.

Parece mentira, pero no lo es. Mi hijo Pau ya tiene 12 años y en unos meses culminará su ciclo en primaria —uffff la que se viene, aún no quiero ni pensarloooo…!

Me acuerdo perfectamente el primer día que fui a conocer la escuela; eran unas puertas abiertas que me dejaron profundamente tocada, removida, conmovida, enamorada…

En mi interior durante días resonaron las imágenes de esos espacios tan confortables y cuidados, de aquellas palabras de las directoras —las pequeñas gigantes!— que se emocionaban al explicar el proyecto mientras a mí se me ponía la piel de gallina!

Tanto en lo personal como madre, como en lo profesional como psicóloga y asesora pedagógica, sentí una gran alegría y una inmensa ESPERANZA al conocer el proyecto!

Sentí que por fin se imponía el Sentido Común, el Amor y el Respeto en la enseñanza!  

Sentí que esa escuela estaba verdaderamente más cerca  de la infancia!

Sentí que deseaba desde lo más profundo de mí que mi hijo pudiera entrar en primaria ¡¡¡por favor!!!

 

Sentí con mucha fuerza que quería ser parte de esa gran comunidad de madres y padres  que tienen el privilegio de llevar a sus hijos a esa maravillosa escuela! Sí, sí, y lo vuelvo a repetir:

¡Maravillosa escuela! porque, como familia, ¡nuestro paso por allí lo ha sido, de maravilloso!

Para mí hay un antes y un después de El Martinet, y claro que han habido cosas que no nos han gustado o no nos han ido bien, pero hemos crecido con ello y lo hemos integrado!; y claro que vemos las limitaciones de este tipo de propuestas (para según qué niño tal vez no es lo más adecuado), pero familiarmente nosotros con nuestro hijo sí que hemos podido disfrutarlo!

Por eso con todo, con lo que nos ha gustado y lo que no nos ha gustado, con sus aciertos y con sus errores, con sus fortalezas y sus debilidades, nos sentimos felices y agradecidos por haber formado parte de este precioso proyecto.

Quiero decir también que siento que nosotros hemos recibido del cole mucho más de lo que hemos podido ofrecer, no sólo para con las demandas de la dirección o las maestras sino también con las del AFI. Y ahora eso nos gustaría equilibrarlo, así que ya veremos cómo seguimos en contacto!

Porque como dijo Lídia ese primer día de puertas abiertas y que me conquistó: Lo que cuidamos en El Martinet es la relación, y esa relación puede continuar estemos dentro o fuera de la escuela!!!

¡¡¡GRACIAS, MARTINET, GRACIAS POR TANTO, NOS LLEVAMOS TODO LO QUE NOS HAS DADO!!!

Gracias dirección, equipo docente, consell escolar, AFI, monitores, personal de limpieza, cocina, gracias Mary, gracias mamis y papis, gracias niños, y a todos y cada una de las personas que compartimos parte del viaje de nuestras vidas en este colorido barco!!!

Por y para siempre en nuestro corazón!

 

Celeste Vaiana, portavoz de la familia Biancotti Vaiana

En continuar utilitzant el lloc, vostè accepta l'ús de galetes. Més informació

La configuració de cookies en aquest lloc web es posen a "permetre cookies" per donar-li la millor experiència de navegació possible. Si continua utilitzant aquest lloc web sense haver de canviar la configuració de galetes o fer clic a "D'acord" a continuació a continuació, vostè està consentint a aquesta.

Tancar